Hopsteiner España

Agosto 2017

Agronews Castilla y León



Después de cuatro meses de negociación, los cultivadores de lúpulo de la provincia de León y la multinacional Hopsteiner han renovado el contrato de compra de este 'oro verde' leonés, firmado el año pasado, hasta 2024. Desde 2016 y hasta 2024, Hopsteiner calcula que pagará a los productores entre 38 y 40 millones de euros. Un nuevo convenio que, según el director general de Hopsteiner, José Antonio Magadán, tiene un objetivo diferente: “buscar el futuro del lúpulo dando mayor estabilidad para modernizar el sector”. Y esa modernización pasa por cambiar instalaciones para conseguir una mayor calidad -las inversiones pueden ir desde 10.000 hasta 200.000 euros- y también un cambio en las variedades, con las que ya se experimenta y que se espera que den resultados ya el próximo año.

Asegura Magadán que Hopsteiner quiere que los productores puedan “planificar sus explotaciones con la suficiente tranquilidad” de tener suscrito un contrato a nueve años vista. “No se trata de un contrato independiente, sino que da continuidad al que se negoció el año pasado para aportar mayor estabilidad al sector”. Este nuevo contrato contempla comprar a los lupuleros el 100% de su cosecha hasta 2021 y entre ese año y 2024 comprarán, al menos, el 75-80% de la cantidad total. En estos años, la multinacional confía en que el sector sea “capaz de ir mejorando poco a poco para ponerse a nivel del lúpulo internacional”, una mejora, asegura Magadán, “necesaria para ser más competitivos”. Actualmente en León se produce el 99% del lúpulo de España y un 1% del total mundial, su destino es principalmente la industria cervecera que también se ha implicado en este contrato porque su “apuesta es por el lúpulo de León” y su futuro.

Contrato “pedido y necesitado”

Por su parte el presidente de Lúpulos de León SAT, Isidoro Alonso, asegura que este acuerdo era “pedido y necesitado” para un sector que necesita “trabajar en conjunta y llegar a la máxima calidad e igualarse al resto del mundo”, ya que ha estado estancado en las últimas dos décadas. La reforma ya ha comenzado en los secaderos para dar más calidad al producto y “el precio se va igualando al resto de países”. En el anterior contrato, cobraban unos 40 euros por kilo de alfa ácidos y el actual es de cinco euros más.

Actualmente en León se cultivan 537 hectáreas de lúpulo, el último año se han incorporado 17 más, pero los productores creen que se puede duplicar o triplicar esta superficie, por ello piden apoyo de las administraciones para lograr la incorporación de jóvenes y mujeres que “den vida al futuro de León” y que el lúpulo se extienda por riberas como las del Torío o el Porma. También solicitan que se regulen las superficies de chopos que “tanto daño está haciendo a la agricultura, regulando zonas diferenciadas con la agricultura”.

Entre las decisiones que tendrán que tomar los cultivadores a corto plazo es si apuestan por secaderos individuales o por uno colectivo.

Cosecha mermada un 20-30%

La falta de agua y las heladas de finales de abril han hecho mella también en el lúpulo que espera una cosecha entre un 20 y un 30% menor de lo normal, “la rentabilidad va a ser muy baja y no se llegará cumplir los contratos por la desgracia climatológica”, asegura Isidoro Martínez, que confía que con el aumento de producción en 17 hectáreas no haya problemas en el futuro. En cuanto a las coberturas del seguro, explicó que Agroseguro “se hará cargo del 60% por inclemencias climatológicas por el calor, pero no de la parte de helada porque no estaba en la letra pequeña”.