Hopsteiner España

Diciembre 2017

Diario de León



Hopsteiner logra en los ensayos resultados que duplican los ácidos alfa en el cultivo

Hopsteiner España ya dispone de resultados en la experimentación de nuevas variedades de lúpulo «que prometen y pueden servir para acometer el cambio varietal» necesario en la producción española, según afirmó ayer el director general de filial española de la lupulera, José Antonio Magadán. Aunque las heladas y la granizada de final de agosto han afectado a cuatro de los cinco campos de experimentación, la multinacional tiene previsto tomar la decisión para acometer el cambio gradual tras la campaña de 2018.

En la segunda edición de la Jornada del Lúpulo, la empresa dio a conocer a los cultivadores los resultados de la experimentación y, por el momento, son tres las variedades amargas que mejor comportamiento han mostrado en su adaptación a las condiciones del cultivo en España. Dos de éstas llegan a duplicar la cantidad de kilos alfa por hectárea que se obtiene de Nugget —junto con Columbus, las variedades que se trabajan hoy en León—.

Frente a los 220 a 240 kilos alfa por hectárea que se obtiene de Nugget, la Apollo supera los 450 y la Eureka, los 500. La producción de flor seca se sitúa entre los 2.483 y 3.306 kilos de flor seca por hectárea, frente a los 2.000 que se consiguen en la actualidad, y también superan la riqueza, que pasa del 11,3 a 11,5% que marcan las producciones de hoy a la horquilla del 15.2 a 17.7% de Eureka! o el 15,8 al 19,6% de Apollo. También se considera interesante entre las amargas la variedad Bravo y destacan dos entre las aromáticas probadas en los campos de ensayo.

Según explicó el presidente de Lúpulos de León, SAT, Isidoro Alonso, que esas variedades lleguen al campo «dependerá de la industria cervecera española, que realizarán pruebas» para determinar su idoneidad a sus producciones.

Fue el responsable de desarrollo varietal de la multinacional estaounidense, Alexander Feiner, quien expuso a los agricultores los resultados de dos años de experimentación. Otros ponentes en esta jornada de trabajo fueron el director de Seguridad Alimentaria y Buenas Prácticas Agrícolas de Baer ScropScience Iberia, Agustí Soler; el responsable técnico de Hopsteiner España, Juan Polo; y el director General, José Antonio Magadán.

En declaraciones a este periódico, Magadán destacó la necesidad de incidir en la mejora de la calidad y seguridad del lúpulo como producto alimentario, «más si queremos internacionalizar el sector».

La web del productor

Por otra parte, Hospteiner España presentó el portal del agricultor, con el objetivo de «facilitar herramientas a los cultivadores para que dispongan de una mayor información sobre su explotación, permitiéndoles interactuar con la plataforma y conocer datos como las entregas y la riqueza».

También se repasó la situación del mercado internacional de lúpulo, que atraviesa momentos difíciles «por las malas producciones que se han obtenido especialmente en Europa», así como por «el cambio de variedades, ya que las aromáticas no tienen tanto empuje como en años anteriores».

Empresa y productores analizaron también los acuerdos en cuanto a precio que alcanzaron ambas partes este verano, que complementó al contrato firmado en 2016 y mejora los precios por kilo alfa obtenido del cultivo para los años 2019 a 2021. El espíritu de esta ampliación del contrato busca «una garantía de suministro» a Hopsteiner por parte de la Lúpulos de León, además de «un cambio tranquilo y gradual», tanto en la modernización del sector como en la implantación de las variedades que finalmente se elijan, indicó Magadán. «Se trata de incentivar la mejora de la calidad física, química y alimentaria para conseguir un lúpulo capaz de salir al mercado internacional».