Hopsteiner España

Febrero 2018

Diario de León



Lúpulos de León, SAT ha conseguido una mejora en las condiciones del seguro agrario para este año y ya dispone del registro de tomador de seguros agrarios combinados en el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama). Tras un 2017 pésimo en producción y en el que la cobertura de las pólizas «ha dejado mucho que desear» por las heladas de abril, manifestó el presidente de la sociedad agraria de transformación (SAT), Isidoro Alonso, las negociaciones con el Mapama y la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa) se han traducido en una cobertura de riesgo a partir de los 10 centímetros de altura, cuando la planta necesitaba hasta ahora un desarrollo de metro y medio para recibir una indemnización por daños. Además, la fecha de cobertura se adelanta al 15 de abril, cambios que ya ha publicado el Boletín Oficial del Estado.

Lúpulos de León ha decidido convertirse en tomador del seguro «para garantizar la cobertura de todas las explotaciones» de sus socios, «conseguir un ahorro para el cultivador y ofrecer más servicios». Apuntó Alonso. Además, el colectivo aprobó en su asamblea general, celebrada el pasado jueves, la obligación de los socios de contratar el seguro agrario que cubra la cantidad total que el productor se comprometa a entregar.

La asesoría jurídica de la SAT explicó que la gestión de las pólizas ofrece «una mayor capacidad de financiación de negociación. Sube, además, el capital asegurado, aunque la prima también experimenta un incremento».

Por otra parte, la inminente introducción de nuevas variedades de lúpulo en las explotaciones supondrá cambios en el seguro, «sugeridos por el ministerio y Enesa», que se traducirán en la conversión del existente «en un seguro de rendimientos», dado la diferente producción por superficie de las nuevas variedades. Por otra parte, la gestión de las pólizas obedece al deseo de los socios «de que la SAT les ofrezca más servicios».

La asamblea de Lúpulos de León aprobó además las normas de producción y comercialización de lúpulo, que contemplan desde las variedades que se producirán, los métodos de cultivo y medidas fitosanitarias, la cosecha, el secado y la preparación para la comercialización y la obligación de venta de la cosecha a través de la SAT. La existencia de este documento es una exigencia del Reglamento de la Comisión Europea 1299/2007, relativo al reconocimiento de las agrupaciones de productores de lúpulo.

«Plantea un compromiso de entrega, que permite a la SAT formalizar contratos a medio o largo plazo» para atender a los clientes, además de convertirse en garantía de calidad en el manejo del lúpulo, explicó la asesoría jurídica de los cultivadores. Además contempla la mejora tecnológica de las explotaciones, tanto en sistemas de riego como en secado y otros. El presidente de los productores señaló que ya se ha renovado el 40% de la tecnología de los secaderos en la SAT y reclamó fitosanitarios contra las plagas.