Hopsteiner España

Agosto 2018

Diario de León



El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación dispone ya de un borrador de Real Decreto para la ordenación del sector lupulero español. El texto se ha negociado con el sector y con las comunidades autónomas y consta de dos partes: una línea de ayudas al fomento y modernización del cultivo y las instalaciones de pelado y secado y otra en la que se traspone a la ordenación nacional la normativa europea sobre este cultivo. El texto aún no se ha sometido a exposición pública, trámite previo a su aprobación.

Los cultivadores de lúpulo habían solicitado a Agricultura ayudas para la modernización tecnológica del sector —con la modernización de secaderos como necesidad más perentoria— y ayer los participantes en el simposio de la Convención Internacional de Desarrolladores de Lúpulo (IHGC, por sus siglas en inglés) visitaron distintas explotaciones leonesas en las que se han modernizado los secaderos, además de diferentes fincas de cultivo y la explotación de experimental de Hopsteiner España.

El sector español mostró su situación actual a otros países entre éstos, Estados Unidos y Alemania, «las grandes ligas» del lúpulo, en la visita técnica de las jornadas de la IHGC, en la que participó el director general de Producción Agraria e Infraestructuras Agrarias de la Junta de Castilla y León, que destacó que el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) dispondrá en breve de fincas de ensayo en las que desarrollar nuevas variedades de lúpulo para los agricultores en sus instalaciones en el Polígono Industrial de Villarejo de Órbigo. La finca estudiará la adaptación de las variedades «que más demande el sector cervecero y, por supuesto, el consumidor».

Sayagués destacó el convenio por el que el Itacyl, Lúpulos de León, SAT y la Universidad de León —a través del Instituto de la Viña y el vino— para mejorar las condiciones de producción. El acuerdo contempla como objetivos principales «la modernización de los sistemas de riego, el uso de fitosanitarios —aspecto que tiene muchas limitaciones y para la que se busca una solución ecológica— y la fertilización». El director general confía que en otoño se trasladen los resultados obtenidos en los tres campos a los cultivadores.

La Administración autonómica considera que el sector ha conseguido «una estabilidad hasta 2024» gracias a los acuerdos sobre precios firmados entre Lúpulos de León y Hopsteiner, «que van a permitir que el lúpulo sea el oro verde que fue», lo que pasa por «doblar o incluso triplicar la superficie de lúpulo hasta las 1.500 hectáreas que existían en los años 80», indicó.

Sayagués añadió que es necesaria la colaboración de los laboratorios para disponer de tratamientos con los que combatir las enfermedades fúngicas del cultivo —mildiu y oídio— «y me consta que ya trabajan con el sector». El problema para disponer de materias activas se produce en este sector por tratarse de un cultivo minoritario.

En la visita participaron el director general de Cerveceros de España, Jacobo Olalla, la jefa del Área de Cultivos Industriales del Ministerio de Agricultura, Cristina Soriano, y la técnico del Servicio Territorial de Agricultura Beatriz Puente, además de los directivos y miembros de la IHGC.