Hopsteiner España

Septiembre 2018

Diario de León



La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, anunció ayer una «nueva línea de subvenciones» a la modernización de las explotaciones de lúpulo, «que se publicará en breve», e insistió en la necesidad de que el cultivo del lúpulo disponga de una «regulación nacional», que permita a los agricultores «el acceso a las ayudas sin tener problemas de competencia a nivel europeo». Marcos recordó el trabajo que han desarrollado las Administraciones central y autonómica por conseguir esta normativa sectorial y manifestó su confianza en que pronto vea la luz.

La consejera y otros cargos de su departamento, como el director general de Producción Agropecuaria, Óscar Sayagués, observaron los trabajos de cosecha y procesado de la flor de lúpulo que realizan los productores en las explotaciones agrarias, así como la molienda que se sigue en las instalaciones de la multinacional lupulera Hospteiner para convertir en pellets esta materia prima de la cerveza —que aporta sabor y aromas—.

Marcos subrayó la capacidad de fijar población del cultivo en el medio rural y su posible desarrollo tanto en León como en otras provincias de la autonomía, así como el impulso que ha recibido el sector en los últimos tres años de trabajo entre Hopsteiner y la sociedad agraria de transformación (SAT) Lúpulos de León.

La responsable de agricultura en la Junta señaló los proyectos del grupo operativo supraautonómico Spanish Quality Hops, en el que la consejería trabaja en colaboración con la SAT, la multinacional y la Universidad de León, así como con los gobiernos y otras entidades de Galicia y el País Vasco, con el objetivo de mejorar la productividad de las explotaciones y la innovación en el sector. Destacó los trabajos del Itacyl en regadío por goteo subterráneo, sistema que supone «un ahorro del 70% del agua en las fincas monitorizadas y «reduce en un 20% el uso de fertilizantes», con el consiguiente ahorro para el productor y beneficio para el medio ambiente, al reducirse notablemente el aporte de estas sustancia al suelo.

NUEVAS VARIEDADES

También se refirió a la investigación en nuevas variedades, que permita atender la demanda de las elaboradoras, en especial, de las artesanales, así como las posibilidades de desarrollo de la producción ecológica, en la que las variedades de lúpulo alcanzan una rentabilidad que duplica la que se obtiene en la actualidad, aunque su producción es aún muy escasa.