Hopsteiner España

Enero 2019

Diario de León



Hopsteiner apuesta por introducir las variedades Apollo y Eureka en las explotaciones lupuleras españolas, una vez concluidas las tres campañas en las que se ha observado la adaptación de tres tipos de planta a las condiciones de producción del campo leonés. Sin embargo, la multinacional lupulera aún necesita la aprobación del sector cervecero para una renovación varietal en las plantaciones leonesas.

Según manifestó ayer el director general de Hopsteiner en Europa, Pascal Piroué, en la tercera edición de la Jornada de Lúpulo, que reunió en Carrizo de la Ribera a unos 70 cultivadores, para este año se plantarán entre 10 y 15 hectáreas de las dos variedades elegidas entre las diez que se eligieron para el ensayo, a la espera de que la industria finalice sus pruebas y otorgue su aprobación total al cambio.

Para la empresa estadounidense la campaña del 2018 en España ha resultado «razonable, aunque no fuimos capaces de cubrir el contrato en su totalidad». Para Hopsteiner, no alcanzar la cantidad programada supone «difíciles conversaciones con los clientes» y «una pérdida financiera» los compradores no realizan concesiones, manifestó el director general. Con 920.000 kilos de flor recogidos, el granizo fue responsable de que la cosecha se quedara a un 8% de cubrir su objetivo. «La buena noticia es que las variedades Apollo y Eureka confirman que es posible incrementar la producción por hectárea», destacó Piroué, motivo por el que la multinacional trabaja con las firmas cerveceras para lograr un acuerdo.

En cualquier caso, Hopsteiner y la Sociedad Agraria de Transformación (SAT) Lúpulos de León no dan por cerrados los trabajos en lo que se refiere al desarrollo de nuevas variedades. «Apollo y Eureka son el siguiente paso, pero en diez años podrían aparecer nuevas variedades por las que tuviésemos que apostar».

Se trata de dos tipo de lúpulo considerados súper-alfa, con una riqueza del 15 al 19%. También han mostrado una buena adaptación al campo español las variedades aromáticas Lemondrop y Cascade, aunque el mercado internacional de lúpulo aromático está saturado en la actualidad, mientras que no se cubren las necesidades de variedades amargas en un 20%. Cabe destacar, que las existe una importante demanda de Nugget, el lúpulo más extendido en León, principalmente por las baja producción obtenida en Alemania por motivos climáticos.

LA RETIBUCIÓN

Los cultivadores reclamaron a Hopsteiner un contrato estable para las nuevas variedades de lúpulo que se introduzcan, sin embargo, la multinacional no se encuentra en disposición de ofrecerlo antes de conocer cuál será la demanda de los productores de cerveza.

Piroué destacó que los ingresos por hectárea de los agricultores «han aumentado significativamente» en el últimos años. «No estamos lejos de los mercados europeos y trabajamos por incrementar los ingresos por hectárea». En su opinión no es sostenible mantener las inversiones en las explotaciones a costa de subir la retribución por el lúpulo, por lo que el objetivo de la multinacional para España se centra en incrementar el volumen de producción por hectárea para que suba la cantidad percibida por los agricultores. «Si, además, el mercado permite pagar mejores precios, mucho mejor».

En la jornada del sector —organizada por Hopsteiner España y Lúpulos de León, SAT— participaron, además de Piroué, el director de compras de la multinacional, Martin Schöttl-Pichlmaier; el responsable de desarrollo varietal, Alexander Feiner; el director general de Hospteiner España, José Antonio Magadán, y el responsable técnico en España, Juan Polo, además del presidente de Lúpulos de León, Isidoro Alonso.